lunes, 21 de junio de 2010

La dualidad de un beso

Al entrar la vi acostada en la mesa del comedor, los tacones morados apoyados de la pared blanca. Su cabeza se caia de la mesa, doblaba su cuello y hacia ver sus labios mas provocativos que de costumbre. Cantaba una cancion vieja, diseñada para una voz mas ronca, un blues.

Me encantan los plieges que hace su vestido cayendo de las piernas a las curvas de sus caderas. Los labios rojos, los labios curvados, los labios entreabiertos, los labios que expiran humo y esconden el sabor barato de un par de vodkas. Me encantan sus labios. Me siento cerca de ellos. Me gusta oir todo lo que dicen: Las verdades, las mentiras, los sueños, las historias inventadas, las charlas politicas, las discusiones existencialistas, el vestido que esta en oferta en la tienda de al lado, los colores que se quiere poner en el pelo, las estupideces, las reflexiones... Me gusta sentarme a su lado. Me gusta verla a los ojos y pensar que es lo que ve. Imaginarme como se ve el mundo desde sus ojos negros, encuadrar la imagen de sus recuerdos. ¿Que pasara por su cabeza? Ella me besa y el mundo se para. Nada existe.


Entro por la puerta y me vio acostada en la mesa. Me habia subido la falda a proposito. La habitacion era una cancion vieja sonando en mi cabeza. Queria que se acabara el dia, queria que amaneciera para ir a correr a un parque. No podia acelerar el tiempo pero si la velocidad con que transportaba el alcohol de mi vaso a mi sangre.

Me mira. Me mira porque le gusto. Le gusta mi pelo, le gusta mi vestido en oferta, le gusta toda la mierda que digo todo el tiempo. Es increible que pueda gustarle tanto a un tipo tan genial. Yo me siento a hacer el ridiculo, a desperdiciar mi vida en nimiedades, a perder la cabeza y el tiempo. El en cambio se sienta embelezado y me ve como si fuera cosa de otro mundo, como si todas las idiotadas que hago fueran algo magnifico y fabuloso. Me mira a los ojos, aspira mi cuello como si estuviera escondiendo una linea de coca. No entiendo porque le gusto pero tampoco se lo voy a preguntar. Tiene los labios mas bonitos del mundo y ni siquiera lo sabe. El no se da cuenta de lo perfecto que es. La comisura de sus labios, la mueca que hace cuando se rie, las curvas que tiene su boca. Sus labios sabor a caramelo, a infancia. Son labios que no fuman, que no consumen drogas ni beben alcohol, no dicen mentiras, no gritan. Me encantan sus labios. Lo beso, lo beso y el tiempo pasa rapido. Me siento viva. Todo esta vivo junto con nosotros y somos una parte de todo, de esta habitacion, de mi cancion de blues.  No quiero ir a correr al parque mañana. No quiero pensar que existe el mañana. Solo quiero que me siga besando para siempre y que me agarre las manos en algun momento de la noche. Me gusta gustarle. El me besa y mi eternidad se resume a un solo instante.




-Tag: Criz Guerra. (: Cuando escribi esto pensaba en algo que conversamos en una noche de insomnio. Te robe una frase, espero no te importe.

1 comentario:

CrizzZCriSiS dijo...

No vale... me enamoré de esta mujer! XD